¿Qué se cuece en traducción culinaria y gastronómica?

Que si Google Translator, que si Deepl, que si inteligencias artificiales. Hoy en día, tal y como avanzan las tecnologías, para qué iba alguien a contratar a una traductora profesional pudiendo traducir la carta de su restaurante con estas herramientas.

Pues te explico las razones muy rápido con una anécdota.

Hace tiempo fui a un bar cerca de donde vivo. Al ojear la carta, pude ver que estaba plagada de ejemplos que te podría poner ahora mismo, pero recuerdo uno en concreto: un pocket knife como traducción para navajas. Las navajas estarían riquísimas, no lo dudo, aunque no creo que con ese nombre un angloparlante llegue a pedirlas.

Si nos vamos al Cambridge Diccionary, nos encontramos con varias acepciones de navaja. Por un lado, ‘cuchillo pequeño cuya hoja puede guardarse en el mango’, es decir, pocket knife. Justo debajo aparece razor clam: ‘molusco muy alargado y de valvas casi rectangulares’.

Listo; todo solucionado. El problema es que consideramos que se puede confiar en un traductor automático para traducir cualquier cosa. Fácil, rápido y gratis. Pero no olvides que quieres traducir tu carta a otro idioma para que tus clientes entiendan lo que ofreces y no haya confusiones.

Esa carta en inglés no tenía sentido.

¿Qué abarca la traducción culinaria y gastronómica?

El interés por la comida y la gastronomía ha crecido como la espuma en los últimos años, gracias a la globalización y a la proliferación de contenidos relacionados con la alimentación en libros de cocina, programas de televisión, publicaciones sobre nutrición y blogs de foodies.

En respuesta a esta creciente demanda, muchos traductores han comenzado a especializarse en traducción gastronómica. Y es que cada vez más gente busca ampliar sus conocimientos culinarios y experimentar con nuevos sabores y técnicas.

Pero la traducción culinaria no se limita a traducir libros de cocina y recetas, sino cualquier material relacionado con el sector de la alimentación y las bebidas, como publicaciones sobre cervezas y vinos, etiquetas de productos, informes sobre nutrición, menús de restaurantes, blogs y sitios web, por poner algunos ejemplos.

No cabe duda de que la traducción gastronómica abarca una gran variedad de textos.

Desafíos en la traducción culinaria y gastronómica

La traducción culinaria y gastronómica, como cualquier otra especialidad, requiere habilidades específicas, una documentación previa y mucha práctica. Los menús traducidos por una máquina o por ese familiar que ha pasado una temporada en Londres pueden tener consecuencias cómicas.

Pero esos errores garrafales también pueden ser devastadores para la imagen de una marca o, peor aún, poner en peligro la vida de una persona (en el caso de una alergia alimentaria, por ejemplo).

Aunque no hace falta ser un gran chef para dedicarse a la traducción gastronómica, sí ayuda conocer este mundillo y sentir pasión por la comida. En ocasiones, incluso sirve de mucho preparar y probar los platos e ingredientes que se intentan adaptar a nuevas culturas y entornos.

Y es que, lejos de lo que se suele pensar, la traducción gastronómica no es pan comido. Muchas veces, los profesionales de este sector nos topamos con situaciones en las que es necesario crear un texto nuevo a partir del original para que se pueda comprender en la cultura meta.

Estos son algunos de los desafíos más comunes a los que nos enfrentamos los traductores gastronómicos:

Diferencias culturales

La traducción gastronómica es un campo complejo que implica mucho más que trasladar palabras de un idioma a otro. La gastronomía es cultura y los elementos culturales son difíciles de traducir, ya que no tienen una equivalencia directa en otro idioma o cultura.

En la gastronomía, los culturemas pueden aparecer en nombres de platos, ingredientes, preparación y presentación, lo que hace que la traducción gastronómica se haga un poco bola en algunos casos.

Por ejemplo, los cortes de carne no solo son diferentes en inglés y español, sino también entre el inglés estadounidense y el británico. Nos encontramos con cortes de carne que no existen en el país del idioma de destino, como puede ser el T-bone steak, un corte en forma de T que abarca nuestro solomillo y entrecot. En estos casos, sería conveniente proporcionar descripciones detalladas de las características de esos cortes de carne en la traducción para garantizar que el lector entienda qué tipo de carne necesita.

Otras veces es necesario adaptar, por ejemplo, una receta para hacerla más accesible a los lectores de la cultura meta. Cada cultura tiene sus propias preferencias y gustos en cuanto a la comida, lo que puede hacer que algunas recetas no sean tan bien recibidas en otros países.

Por ejemplo, la comida mexicana es conocida por ser muy picante, lo que puede no ser del agrado de algunas personas que no están acostumbradas a este tipo de sabores fuertes. Cuando se traduce una receta de comida mexicana a otro idioma y cultura, en ocasiones, el traductor tiene que ajustar la cantidad de especias para adaptarse al paladar del lector de la cultura de la traducción.

De manera similar, algunas recetas pueden incluir ingredientes que no son comunes o fáciles de encontrar en otros países. En este caso, el traductor puede sugerir sustitutos o alternativas a estos ingredientes, así la persona que va a preparar la receta lo podrá tener en cuenta, en caso de no tener acceso al ingrediente.

Por lo tanto, no se trata solo de cambiar una palabra por otra, sino de hacer una investigación exhaustiva. Puede que el traductor tenga que elaborar la receta para comprobar que el resultado siga siendo el mismo.

Terminología específica

La precisión es clave a la hora de traducir textos gastronómicos y culinarios. Además de la complejidad inherente de la terminología, también existe la posibilidad de que los términos sean específicos de una región o país.

Aunque se considera una especialidad sencilla, los textos culinarios son similares a los textos técnicos y requieren familiaridad con la jerga. Conviene conocer la diferencia entre escalfar, escaldar y blanquear, sí; pero no es suficiente con conocer los diferentes métodos de cocción o los tipos de cuchillos. ¿Cómo se enfrenta una traducción vitivinícola o una sobre la elaboración del aceite?

Para abordar estos desafíos, es común que los traductores gastronómicos utilicen glosarios y bases terminológicas. También es esencial el uso de libros de referencia y la consulta de textos paralelos en las lenguas de partida y de llegada.

Estos recursos nos ayudan a los traductores a identificar y comprender la terminología específica de la gastronomía y proporcionan opciones de traducción precisas. Los glosarios y bases terminológicas también son útiles para garantizar la coherencia en un proyecto de traducción gastronómica.

Falsos amigos

En traducción culinaria y gastronómica también encontramos falsos amigos, es decir, malas compañías que no son lo que parecen en un principio. Por ello, el traductor debe andarse con mucho ojo y no dejarse llevar por el parecido de estas palabras.

Los falsos amigos en la traducción gastronómica son términos que parecen tener el mismo significado en dos idiomas diferentes, pero en realidad tienen significados muy diferentes. Estos términos pueden dar lugar a errores graves en la traducción gastronómica. Confunden al lector y tienen un impacto negativo en la calidad de la traducción y en la experiencia gastronómica.

Te dejo algunos ejemplos:

En inglés, la palabra bland no se traduce al español como ‘blando’, que es lo que nos viene a la cabeza por el parecido de ambas palabras, sino como ‘insípido’. Otro ejemplo es rich, además de rico, aplicado a la comida, significa ‘fuerte’, ‘espesa’ (referido a una salsa) o hacer referencia a una comida pesada. Así, encontramos una larga lista de falsos amigos que pueden dar lugar a errores garrafales.

Cantidades y medidas

El tema de las medidas en traducción culinaria es otro asunto peliagudo. Conocer las medidas imperiales y su correspondencia en el sistema métrico lleva mucho tiempo. Las conversiones son necesarias, por supuesto, pero luego hay que tomar otro tipo de decisiones.

En Estados Unidos y en Reino Unido tienen la costumbre de medir en tazas en lugar de en gramos. El problema es que el volumen de las tazas también puede variar de un país a otro. Una taza son exactamente 236 ml, pero ¿lo escribimos tal cual o redondeamos? ¿Cuál es el ingrediente y cómo afectará al resultado de la receta?

Además, las cantidades y medidas también pueden variar en función del tipo de alimento que se esté preparando. Por ejemplo, una receta de pan puede requerir una medida exacta de la levadura, mientras que una receta de carne en salsa puede permitir un margen de error en la cantidad de ingredientes utilizados.

Habilidades creativas

Como hemos visto en el punto de las diferencias culturales, los términos culinarios pueden no tener una traducción directa y exacta en otro idioma, lo que requiere que el traductor encuentre soluciones creativas para transmitir la información de forma precisa y natural.

Otras veces, la idea original no funciona en la cultura meta, por lo que es necesario adaptar el mensaje, conservando la intención, el estilo y el tono originales. Más allá de la traducción de las propias recetas, es posible que haya que investigar sobre el público al que va dirigida la traducción para orientar las decisiones.

En cartas de restaurantes de alta cocina, más que una descripción de los platos, podemos encontrar nombres metafóricos, referencias culturales o juegos de palabras, lo que nos lleva a tener que ingeniar una traducción también creativa que funcione en la cultura meta.

Aunque esto ya de por sí tiene su miga, tenemos que sumarle que muchas veces no contamos con espacio suficiente para nuestra traducción. Por ejemplo, toad in the hole es un plato tradicional británico que se traduce de forma literal como ‘sapo en el agujero’. Es un ejemplo claro de que hay que aportar una explicación sobre sus ingredientes, elaboración, etc. Pero ¿qué pasa si estamos traduciendo una carta, tenemos poco espacio y hay que mantener un formato?

Debemos echar mano de nuestra creatividad para resumir el plato sin que ello afecte a su comprensión.

¿Por qué es importante contratar a un profesional para traducir textos gastronómicos?

Los retos de la traducción culinaria.

Es probable que el dueño del bar de pescado haya pensado que para traducir cuatro platos no se necesita un traductor profesional. Lejos de lo que se suele pensar, la traducción gastronómica no es una tarea sencilla. Como has podido comprobar, son textos plagados de referencias a la cultura y las costumbres de un lugar.

Como la gastronomía está muy ligada a la cultura, no suele ser compartida por otros países, ni siquiera por las regiones vecinas. Además, los platos tradicionales de una región no solo representan las particularidades del lugar, sino también su lengua. Por ello, frente a un proyecto de traducción culinaria nos encontramos con vacíos culturales en la lengua de destino.

Por lo tanto, el profesional que traduzca un texto gastronómico debe conocer bien este mundo, casi igual de bien que los propios chefs, si se quieren evitar malentendidos y un texto que no refleje la calidad de sus platos.

La traducción culinaria y gastronómica es un campo especializado dentro de la industria de la traducción. Los términos culinarios y los nombres de platos son elementos clave de cualquier receta o menú. Recuerda que su correcta traducción garantiza que el mensaje se transmita con precisión y que los clientes puedan irse del local con un buen sabor de boca.

Si vas a hacerlo, hazlo bien

La traducción culinaria y gastronómica presenta retos únicos que los traductores debemos superar para garantizar un resultado preciso y correcto.

Ten en cuenta que la calidad no solo se presenta en el plato que se sirve en la mesa, sino que también se aprecia en los textos con los que trabaja una marca. Además, el menú es una herramienta de marketing y, como tal, refleja el tipo de restaurante en el que nos encontramos.

Si necesitas traducir un texto culinario, no te la juegues. Ponte en contacto conmigo y cuéntame todo sobre tu proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio